Cuando estamos en casa, somos conscientes de la importancia del reciclaje, el medio ambiente, la igualdad de condiciones en el trabajo o el comercio justo de productos básicos. Pero en cuanto vamos al extranjero parece que muchas de estas lecciones se borran de nuestra memoria. Tal vez nuestro razonamiento lógico se vea afectado por el repentino calor, la comida picante o el hecho de que estamos “de vacaciones”. Pareciera que de repente está bien ir a ver un circo o espectáculo con animales drogados, cruzar un parque natural protegido en un quad o visitar un orfanato por un día. Sorprendentemente, no pensamos en la huella que estamos dejando o en el impacto que tenemos en las comunidades locales.

El turismo es un negocio en crecimiento y se está desarrollando muy rápidamente. Según la Organización Mundial de Turismo (UNWTO por sus siglas en inglés), este sector ha superado los indices de crecimiento del resto de sectores durante los últimos 5 años, a pesar de la crisis económica global y muchos otros retos. Solamente en Camboya, las llegadas internacionales ha crecido desde los 2.125.465 pasajeros en 2008 a los 4.210.665 pasajeros en 2013. ¡Casi han doblado el número de visitantes el 5 años! (fuente: www.tourismcambodia.org). Quizás haya llegado el momento de pensar un poco más sobre cómo viajamos y dónde gastamos nuestro dinero…

Por lo tanto, me he propuesto el siguiente reto:

Dejar una huella sostenible tras nuestro viaje a través de Camboya!

sostenible enterprise cambodia-9204

Mi objetivo es:

  • Enseñarte cómo puedes gastar tu dinero en negocios sostenibles que tienen un impacto positivo en la economía local (y no tiene que ser caro!). Por ejemplo, alojándote en casas de huéspedes que sean propiedad de locales, comer en restaurante que ayuden a formar a personas locales, comprar en tiendas que ayuden a que comunidades locales puedan tener unos ingresos sostenibles, etc…
  • Aprender más sobre los diferentes tipos de “voluntariado”. ¿Cómo sabes si el trabajo de caridad que haces está ayudando realmente a los locales? Conocemos este ejemplo. Un compañero viajero nos dijo que vino con su instituto a construir una escuela en Camboya. Cada día, los estudiantes levantaban las paredes (aunque no tenían experiencia previa en construir casas) y por la noche los locales tenían que deshacer y reconstruir las paredes correctamente, para que los estudiantes pudieran continuar al día siguiente.
  • Enseñarte un par de ejemplos de jóvenes emprendedores que han creado sus propias empresas de turismo sostenible.
  • Recolectar consejos para viajar de forma sostenible.

En las próximas semanas escribiré actualizaciones en el blog, Facebook y Twitter sobre cómo desentrañar las complejidades del turismo sostenible. ¿Y quién sabe? ¡Puede que incluso inspire a algunos de vosotros para realizar este reto también!