Myanmar: 5 experiencias que no puedes perderte

Myanmar es uno de los países más auténticos del Sudeste Asiático, y a pesar de que no puedes moverte con total libertad por gran parte del país, ofrece varios lugares que hacen que la visita merezca la pena. Aunque es un país del cual la información se queda obsoleta al publicarla, aquí os dejo la lista con las 5 experiencias que no puedes perderte en Myanmar:

 

1. Recorrer los templos de Bagan en bici eléctrica

Miles de templos centenarios esperando a ser redescubiertos desde el alba al ocaso. ¿La mejor forma de hacerlo? Con una bici eléctrica. Alejándote de las carreteras principales y disfrutando del ambiente rural de la zona.

 

2. Descubrir el precioso paisaje de Hpa-An

Ésta fue una grata sorpresa. Quizás, el destino que más me gustó de Myanmar: Un pequeño pueblo rodeado de montañas, ríos, lagos y templos en cuevas y cimas imposibles. Perfecto para recorrer en moto.

 

3. Contemplar la vida alrededor del Lago Inle

Un lugar donde parece que se detuvo el tiempo. Dónde los templos tuvieron que dar paso a la naturaleza. Dónde los locales no sobreviven del lago, sino que viven sobre él. Dónde la mejor forma de hacer la visita es en una barca. Como ellos. Quizás una de las cosas más divertidas que puedas hacer en Myanmar.

 

4. Perderte por los alrededores de Mandalay

Mandalay, y su aeropuerto, atraen a muchos de los viajeros que recorren Myanmar. Pero lo realmente interesante no está en la ciudad (al palacio real ni entramos), sino en los pueblos de los alrededores: Amarapura y el puente U Pain sobre el lago Taung Tha Man, las ruinas de Inn Wa o los templos de Sagaing. Alquila una moto en Mandalay y aléjate de la ciudad!

 

5. Escaparte del circuito turístico

Myanmar está aún muy lejos de considerarse explotado turísticamente, sobre todo al compararlo con su vecino Tailandia, pero existe un circuito más o menos establecido dependiendo de los días que tengas para visitar el país. Si tienes tiempo, ¡sal de él!

  • Nosotros pasamos un día en Taunggyi, una ciudad de montaña que pasa desapercibida al estar muy cerca del Lago Inle.
  • Si te sientes cómodo sobre dos ruedas, alquila una moto y viaja a otra ciudad por tus propios medios. Nosotros fuimos a Pyin Oo Lwin desde Mandalay. Si bien es cierto que aquí puedes viajar con trasporte público, la libertad asociada a poder hacerlo por tu cuenta no tiene precio. Quizás puedas pararte de camino y visitar unas cascadas.

 

5 + 1. Hacer un retiro forzado

Durante todo nuestro viaje indefinido, he tenido la gran suerte de ponerme malo sólo una vez. Y fue aquí. Más concretamente en Hpa-An. Comí en un puesto callejero y me sentó mal. Estuve fuera de combate durante 3 días. En este caso te aviso porque esta es una “experiencia única” que seguramente querrás pasar por alto.

myanmar-food

Esta buena mujer nos preparó una ensalada de noodles que estaba estupenda. Repetí. Al día siguiente volví, pero no estaba. Me senté en el puesto de al lado, y ahí es donde me enfermé. ¡Nunca sabes lo que te puede tocar!

De las 4 semanas que pasamos en Myanmar, creo que me quedo con estos momentos. ¿Y tú?

  • ¿Has estado en la antigua Birmania? ¿Cuál es la experiencia que más te ha gustado?
  • ¿Todavía no conoces Myanmar? ¿Qué es lo que te parece más interesante?

¡Anímate y comenta!