Anuradhapura – Mihintale: 35kms

Anuradhapura nos había dejado un mal sabor de boca y Mihintale, el lugar que queríamos visitar ese día, estaba ligeramente de camino al norte, nuestro próximos destino; por lo que aunque en principio habíamos pensado ir y venir en el día, decidimos irnos nada más terminar el desayuno.

tuk tuk diary-1312

Este fue uno de los mejores desayunos que tuvimos en Sri Lanka

Mihintale estaba a tan sólo 12 kms, por lo que llegamos enseguida. Paramos en la plaza del pueblo para empezar a buscar alojamiento cuando un señor se acerco curioso a nosotros y nos preguntó de dónde eramos. Nos comentó que tenía buenos amigos en Barcelona y País Vasco, y tras una breve pero agradable conversación, nos dio un par de sugerencias para el alojamiento. Acertamos – o más bien el hombre acertó – a la primera.

Eran apenas las 11 cuando ya teníamos todo “solucionado”, por lo que tomamos el resto de la mañana para trabajar en el blog, ya que el Templo Budista de Mihintale (la principal y única atracción del lugar) se visitaba mejor por la tarde.

tuk tuk diary-1573

Para acceder al templo había que subir a una montaña que tenía más de 1.800 escalones. Antes de iniciar el ascenso, paramos a almorzar algo en un sitio bastante local… Por lo que terminamos comiendo arroz con picante, con diferentes formatos, colores y sabores; pero todo muy picante.

tuk tuk diary-4

Me acordé de mi padre, a quién le gusta probar todo tipo de picantes.

Con la barriga llena comenzamos a subir los primeros scalones. Nada más subir la primera tanda fuimos identificados, esta vez si, por el señor que se encarga de cobrar a los extranjeros. Tras abonar las 500 rupias de la entrada y esquivar a varios de los guías que nos ofrecían sus servicios tras asustarnos con que nos podríamos perder en la montaña, éramos libres para poder explorar los senderos que llevaban a las distintas ruinas.

tuk tuk diary-1332

tuk tuk diary-1329

Una ardilla “mutante” que vimos tras los primeros escalones

Mihintale es un lugar muy especial para los budistas. Según la leyenda, fue aquí donde se inició el culto al budismo en el año 247 AC, el monje Mahinda llegó a Sri Lanka y se encontró con el rey Devanampiyatissa y su pueblo, y les transmitió su doctrina.

Nuestra idea era visitar la zona principal al final, ya que desde esa altura y con el día que hacía, seguramente tendríamos un bonito atardecer.

tuk tuk diary-1426

Los monos eran los únicos habitantes en la mayoría del complejo

 

Fue el segundo acierto del día. En una de las ruinas menos interesantes más pequeñas que había, encontramos un sendero que llevaba a...

Et Vehera, la cima más alta de la más alta montaña

Esta foto quizás no diga mucho…

tuk tuk diary-3

Pero estas son las vistas que tenía desde ahí:

tuk tuk diary-1366

tuk tuk diary-1365

tuk tuk diary-1363

Nuestra siguiente parada

El camino además fue muy bonito a la vez que tranquilo, ya que no nos cruzamos con más gente.

tuk tuk diary-1351

tuk tuk diary-1375

tuk tuk diary-1381

Hasta me pude tomar esta foto de “guiri”

Al acercamos a la estupa empezamos a notar más afluencia de gente, por lo que primero visitamos esta gran Buda en el que no había nadie.

tuk tuk diary-1421

Y dejamos para el final la parte más dura:

La subida a la Aradhana Gala

tuk tuk diary-1407

Si tienes mucha mucha suerte lo encontraras así…

La cima de esta colina es la parte más concurrida del complejo. Cada día cientos de peregrinos suben a lo alto para realizar sus ofrendas. El camino es corto, apenas 200 metros. Pero por la gran afluencia de gente y por el difícil camino, apenas hay una barandilla para ayudarte a subir, puedes tardar un buen rato.

tuk tuk diary-1437

tuk tuk diary-1448

Todo el mundo intentando pasar al mismo tiempo

 

Por si la foto no es suficiente… Os pongo este vídeo para que veáis de que estamos hablando:

Avanzar lo que se dice avanzar… no se podía. Al menos me pude entretener viendo a las mujeres cantar, interactuar con los niños y “disfrutar” de las vistas. 

tuk tuk diary-1454

La estupa y Et Vehera al fondo

Una vez arriba las vistas son bonitas, pero en mi opinión las de la otra cima eran mucho mejores, y sobre todo más tranquilas, por lo que pienso que esto es algo que puedes pasar por alto si no eres budista.

Tras esto pusimos ver el interior de un templo que normalmente está cerrado y después regresamos a la estupa para esperar al atardecer.

tuk tuk diary-1469

tuk tuk diary-1490

tuk tuk diary-1529

Los últimos rayos de sol estuvieron acompañados por la música de unos monjes.

tuk tuk diary-1525

El atardecer no defraudó

Una vez el sol dio paso a la noche no teníamos nada más que hacer en la montaña, así que volvimos al pueblo con la intención de cenar algo.

tuk tuk diary-1542

Solo íbamos a estar una noche ahí, y el pueblo era bastante pequeño, así que no merecía la pena buscar otro lugar para cenar, por lo que volvimos al mismo donde almorzamos. El local parecía aún más llamativo en la noche.

tuk tuk diary-2220638

Esta vez pedimos arroz frito. Por no ser picante… pero sobre todo por el arte que tenía el cocinero preparándolo.

tuk tuk diary-2220649

Tras la cena nos fuimos a dormir pronto y nos despedimos de Mihintale…

tuk tuk diary-2220639

Al día siguiente nos esperaba el largo camino a Jaffna.

Continuará…